martes, 5 de julio de 2022

Bestiario. 6. Corretones

Animal vertebrado / Ovíparo / Omnívoro

 


Descripción:

Los corretones son aves de gran tamaño. Los machos adultos pueden llegar a alcanzar los dos metros y pesar noventa kilos con facilidad. Las hembras, aunque más menudas, no suelen medir menos de metro setenta.

Pese a que poseen alas fuertes y dotadas de frondosas y sedosas plumas, su gran envergadura les impide remontar el vuelo. Las utilizan para impulsarse, para equilibrarse en la carrera y como mecanismo de defensa ante posibles depredadores.

Poseen un cuello largo y flexible que utilizan para vigilar su entorno por encima de las altas hierbas de la pradera como si fuera un periscopio. Su vista es excelente, al igual que su oído. No así su olfato. Debilidad que utilizan los cazadores para cercarse a ellos.

Su pico, curvo y duro, desgarra sin piedad tanto la carroña de la que se alimentan de forma ocasional, como la correosa piel de los guetes, enormes y jugosos gusanos que pueblan las turberas de los herbazales y que para ellos constituyen un auténtico manjar. También utilizan el pico para desgranar con precisión las gramíneas cuyos frutos les facilitan la digestión.  

Sus largas patas carentes de plumas, son potentes y musculadas, perfectamente adaptadas para correr, llegando a alcanzar velocidades superiores a los caballos. Si se ven acorralados, atacan con potentes patadas usando sus garras como armas. Ni siquiera los jinetes pueden sentirse a salvo de su peligroso ataque. Sus formidables saltos pueden llegar a derribarlos sin dificultad.

Su llamativo plumaje, compuesto por tupidas y sedosas plumas multicolores, constituye su seña de identidad: el azul y el verde predominan en los machos; blanco, rojo y rosáceo en las hembras. Los altos penachos de sus colas se mecen con el viento entre las altas hierbas de las praderas. En primavera es fácil confundirlos con las flores que inundan esos parajes como si de un cuidado jardín se tratara.

Es en esa época, en primavera, cuando los solitarios machos inician el cortejo tras haber construido el nido al que invitarán a la pareja elegida. Hasta su fino oído llegarán los burbujeantes cantos de las hembras en celo, pero será la insinuante danza de sus penachos lo que termine por atraerlos. Si la mala suerte atrae a más de un aspirante, la lucha por prevalecer puede resultar fatal para el perdedor.

Las hembras ponen una media de tres huevos al año. El pretendiente desaparece tras el cortejo y será ella la que saque adelante a su pollada. Los huevos, redondos, de hasta veinte centímetros de diámetro, poseen una cáscara de color rojo intenso, llamativo. En contra de lo que pueda parecer, esto hace que los posibles predadores se lo piensen dos veces antes de comérselos, ya que se pueden confundir con facilidad con los de la gigantesca serpiente carentia, que recubre sus huevos con el veneno que segrega.

 

Hábitat:

Su hábitat natural son las fértiles praderas situadas entre el gran río Jhumitera y su afluente el río Gryr. Sus espesos pastizales son los lugares perfectos para alimentarse, criar a sus polluelos y ocultarse de las siempre peligrosas miradas de cazadores y depredadores. Un océano de ondulante hierba en el que únicamente los penachos de sus colas sobresalen por encima de la gran variedad de plantas graminoides que prosperan en sus oscuros suelos.

El pueblo Samio, habitante de esas tierras, lleva practicando su caza desde tiempos inmemoriales. La realizan a caballo y armados de tukeipa, un arma arrojadiza de afiladas cuchillas capaz de segar el cuello de estas curiosas aves en una sola pasada. Su carne es muy apreciada, y sus llamativas y sedosas plumas, son utilizadas para decorar sus pesados trajes ceremoniales. Tampoco es despreciable el comercio de dichas plumas como material de escritura para las clases más pudientes del Continente.




martes, 14 de junio de 2022

Buscando inspiración 9. Desierto de Zahrs


El desierto de Zahrs es el primer escenario con el que os vais a encontrar en Aurrimar. La leyenda del Dios Errante. En él trascurre prácticamente la totalidad del Libro I titulado Tulos.

Y no, no es casualidad que esto sea así. La idea de este relato surgió tras un viaje a Jordania que realicé en 2009 con dos de mis amigas. Conocer Petra siempre fue uno de mis grandes objetivos; uno de esos sueños que tienes que realizar antes de morir sí o sí. ¡Lo logré! Tres días correteando por tan glorioso enclave que no olvidaré jamás. Sus gargantas, sus templos, sus infinitas escaleras talladas en la roca, el desierto que la rodea, los increíbles colores de sus rocas y arenas, sus gentes… ¿Os imagináis todo eso estando prácticamente solas? No nos lo podíamos creer. No hay nada como madrugar un poquito jajajajaja… Pero Jordania es mucho más. Aún nos quedaba por visitar lugares tan emblemáticos como el Mar Muerto o Wadi Rum, un hermoso desierto que no por casualidad aparece en multitud de películas. ¿Cómo no me iban a inspirar semejantes parajes?

Al regresar del viaje ya tenía en mente lo que sería el inicio de un relato corto destinado a servir de ambientación para un juego de rol que pretendía crear con mi amigo @frikypanzer. Comenzaron así las aventuras de los dos hermanos, Meda y Karimo, en el desierto de Zahrs. La historia fluía con inusitada facilidad, como si tuviera vida propia y siempre hubiese estado en mi mente esperando salir. Me parecía algo tan increíble e incomprensible… Apenas daba crédito a lo que me estaba sucediendo. Parecía poseída por algún espíritu creador que hasta entonces había permanecido adormilado sin dar señales de vida. Nunca imaginé que terminaría escribiendo una novela; no era algo en lo que hubiera pensado. Escribir no era lo mío. Pero ya veis, la historia de los dos hermanos se fue alargando hasta que tuve unas noventa páginas. Demasiado largo para ambientar una partida y demasiado corto para una novela. Entonces se me encendió la bombilla: ¿Y si lo mezclo con los otros relatos que ya tengo escritos? Dicho y hecho. Comencé a idear un mundo en el que pudieran tener cabida emplazamientos tan variopintos. Una vez esbozado, agité la coctelera y esperé a ver qué surgía. ¡Increíble!



Todo comenzó como un hobby, un extraño pasatiempo que de repente absorbía todo mi tiempo y me proporcionaba un estado de felicidad que pocas veces había alcanzado con anterioridad. Ocho años duró la aventura. Ocho largos años desde que todo empezara allí, en Petra, entre sus rosadas paredes y sus cálidos anocheceres. Ocho años de intenso trabajo para ver por fin el resultado: una trilogía titulada “Aurrimar. La leyenda del Dios Errante”. 



viernes, 3 de junio de 2022

Reseñas. “El Baile de las Quimeras” por Antonio López Sousa

Reseña en Instagram de Antonio López Sousa: @los_libros_del_sr_lector

𝙀𝙡 𝘽𝙖𝙞𝙡𝙚 𝙙𝙚 𝙡𝙖𝙨 𝙌𝙪𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖𝙨 (2022)
Yolanda Martín López

En la vida hay momentos para todo. Esa es, al menos, la teoría con la que nos gusta engañarnos. Pero es falso, los momentos hay que buscarlos, casi nunca vienen por sí mismos.

La mayoría de vosotr@s sabrá ya a estas alturas que soy un arduo lector de obras cortas, porque el tiempo no me sobra en estos momentos de mi vida y porque, no os voy a engañar, no me gusta alargar las lecturas (pescadilla que se muerde la cola). Pero hay veces en las que hay que salir del bucle y afrontar algunos retos.


Eso hice con el 𝙀𝙡 𝘽𝙖𝙞𝙡𝙚 𝙙𝙚 𝙡𝙖𝙨 𝙌𝙪𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖𝙨, de mi buena amiga Yolanda Martín López, alias @adi_de_galatia . Como ella misma dice, no le salen libros cortos. Acostumbrados en estos tiempos a ir deprisa, los libros de Yolanda deben ser leídos y disfrutados con calma, sin apuros. Necesitan degustación, no una deglución apurada. Porque sus historias son de esas que avanzan poco a poco; de esas que se van construyendo pieza a pieza; de esas que no dejan de crecer hasta que explotan en un final bien hilado; de esas, en definitiva, que harán las delicias de aquellos que gustan de las historias que profundizan en su desarrollo y de los personajes bien trabajados, sin prisas.

𝙀𝙡 𝘽𝙖𝙞𝙡𝙚 𝙙𝙚 𝙡𝙖𝙨 𝙌𝙪𝙞𝙢𝙚𝙧𝙖𝙨 es una mezcla bien revuelta de fantasía y ciencia ficción de corte clásico, aderezada con algunos toques de drama familiar y terror. La mistura da como resultado un buen suflé, de esos que no se desinflan nunca y que dejan buen sabor de boca. Y os voy a ser sincero, su precio en Amazon me parece ridículo para todo el trabajo que lleva dentro. Ahí te lo dejo, Yolanda 😜

¡Y leed, insensat@s, leed! 

lunes, 23 de mayo de 2022

Bestiario. 5. Grésicas

Animal vertebrado / Ovíparo / Carnívoro


Descripción:

Las serpientes marinas, conocidas como grésicas, son peligrosos animales marinos de impresionante envergadura. Ágiles y veloces, los ejemplares adultos pueden llegar a medir hasta 15 metros de longitud y pesar varias toneladas. Su color blanco nacarado, las hace visibles desde la distancia en contraste con las oscuras y profundas aguas del océano.

Adaptadas por completo al medio acuático, son incapaces de moverse en tierra. Pese a que la totalidad de su vida transcurre en el mar, no desarrollan grandes aletas. Las de la cola, les sirven para controlar el rumbo, y las más filamentosas de la cabeza y cuello, poseen terminaciones nerviosas que les proporcionan información sobre el medio que les rodea.

Es su poderosa musculatura la que les facilita los desplazamientos por los mares de Aurrimar. Mucho más desarrollada en el cuello, para permitirles sacar la cabeza fuera del agua; ya que, a diferencia de los peces, no poseen branquias, y deben subir a la superficie de forma periódica para respirar; aunque pueden aguantar hasta siete horas sumergidas sin hacerlo.

Su cabeza es pequeña, con una boca repleta de afilados dientes, siempre listos para desgarrar a sus presas. Son uno de los mayores depredadores de Aurrimar. Agresivas por naturaleza, solo temen a las tragias, enormes cetáceos cuya voracidad no parece tener límites.

Las hembras ponen entre 1 y 5 huevos cada año. Los depositan en suelos arenosos de cuevas y grietas, donde por lo general, son protegidos por ejemplares que se encuentran en la etapa final de sus vidas.

Los machos suelen ser de mayor tamaño, aunque su apariencia externa poco les diferencia de las hembras. Unas delicadas aletas escarlatas situadas a ambos lados de la cabeza marcan la diferencia. Aletas cargadas de un poderoso veneno paralizante que es expulsado para combatir a sus oponentes durante el apareamiento.

 

Hábitat:

Recorren los inmensos océanos de Aurrimar de norte a sur y de este a oeste, aunque prefieren vivir en los fríos Mares Turbulentos, donde abunda la caza de gran tamaño. En primavera acuden a aguas más cálidas a desovar. Es El Nido, una cueva natural de gigantescas proporciones, el lugar elegido. Oscuridad y calidez facilitan el desarrollo de los huevos, que permanecerán semienterrados durante casi un año. Eclosionan a finales del invierno. Cuando las crías alcanzan el tamaño que les hará independientes, salen en tropel hacia La Lengua para conquistar los mares; justo antes de que una nueva oleada de hembras preñadas acuda al Nido a depositar sus huevos.

Hay excepciones. Los ejemplares domesticados por los firsianos, permanecen toda su vida en las aguas que rodean Firsia. Dominada su voluntad gracias a los denominados Cuernos de Imar, solo se alejan de la isla cuando sus jinetes así lo deciden.

Los Cuernos de Imar, especie de caramillos fabricados a partir de huesos de tragias, son un elemento fundamental de la cultura firsiana. El dominio del Tamos, el arte de domar serpientes marinas, depende en gran medida de la habilidad del jinete a la hora de ajustar la melodía que extrae de su pequeño instrumento.

Este aislado pueblo del norte, apenas utiliza barcos para sus desplazamientos. Viajan y cazan a lomos de sus grésicas, del mismo modo que los continentales utilizan caballos en sus tierras. En Firsia, la riqueza de un hombre se mide por la cantidad de ejemplares que pueblan sus pozas volcánicas.

Las grésicas son un auténtico trofeo para los marinos del Continente. Si algún barco logra capturar una, su fortuna se verá incrementada de forma instantánea. De ellas se aprovecha todo y, dada la peligrosidad de su captura, los precios que alcanza en los mercados, tanto su carne, como su piel o sus huesos, resultan elevados.

 


domingo, 22 de mayo de 2022

Frases 9. El Baile de las Quimeras

—¿De verdad espera salir de aquí con vida? —preguntó con el ceño fruncido, como si no comprendiera semejante falta de realismo.




martes, 26 de abril de 2022

Frases 8. El Baile de las Quimeras

—Tú solo vendías oscuridad y muerte —gruñó entre dientes, tratando en vano de desprenderse de los espinosos arbustos—. Maldigo el día en el que me hiciste cruzar aquella puerta… 




jueves, 31 de marzo de 2022

Buscando inspiración. El Baile de las Quimeras. El fauno Cristelín / Cristelmín


Los viajes me inspiran, de eso no hay duda. Este simpático fauno me lo encontré en un sombreado rincón junto a una de las piscinas de la piscifactoría del monasterio de San Salvador, en Oña, Burgos. Un lugar más que interesante para visitar, tanto por su historia y arquitectura como el maravilloso entorno natural que lo rodea.

Ni que decir tiene que me enamoré de esta pequeña escultura en cuanto la vi. Saqué la foto y la guardé. Sabía que con el tiempo este personajillo aparecería en alguna de mis historias. ¡Y ya veis! ¡Aquí está! En el "Baile de las Quimeras", convertido en el fauno Cristelín de los cuentos infantiles de Milton, pero conocido como Cristelmín en el relato que Yerina deja como valiosa herencia a su hijo Íríam.

Pero, ¿"El Baile de las Quimeras" no era una novela de ciencia ficción? ¡Así es! Pero también es mucho más: fantasía, misterio, drama, costumbrismo, terror... ¿A qué esperáis para descubrir todos sus secretos? Una buena opción de lectura para estas vacaciones que se aproximan.

Y no fue el fauno lo único que saqué del monasterio para utilizar en Quimera. Los nombres del matrimonio Onata, Tigridia y Aturio, también proceden de allí. Me resultaron tan curiosos que no pude menos que apuntarlos. Para que luego digan que me invento unos nombres muy raros. 🤣🤣

Bueno, sí algún día leéis la novela, ya me contaréis qué os parecieron estas incorporaciones. 😎